Virtualización de servidores sin intermediarios

Programas de virtualización compilados como parte del núcleo

El mayor contraste que pone en oposición los KVM VPS y prácticamente todos los demás tipos de virtualización reside en la tecnología de virtualización en sí. Por medio de KVM, ya no se necesita ejecutar otras aplicaciones de virtualización en el anfitrión – en cambio las instrucciones del software necesarias se compilan como parte del sistema operacional del anfitrión. Este proceso acaba por mitigar considerablemente el impacto de la asignación de recursos de hardware con el fin de ejecutar módulos extra mientras que de hecho opera de tal modo que los mismos recursos estén disponibles a las máquinas huésped. Sin esta capa de comunicación complementaria reduce asimismo el período de espera I/O, haciendo que su VPS corra realmente más rápido.
Virtualización de servidores sin intermediarios

Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Aplicación conveniente de los recursos de servidor

Por lo general las máquinas virtuales exigen la presencia de un nivel adicional entre ellas y la máquina anfitrión haciéndose cargo de la administración de los recursos. Lo que resulta en menos recursos disponibles para las propias máquinas virtuales. Con la ayuda de los Servidores Privados Virtuales KVM, cualquier capa adicional queda excluida, ya que el sistema de virtualización se elabora en el sistema operacional del servidor anfitrión. Así, el juego de recursos disponibles en el host pueden ser aprovechados por los Servidores Privados Virtuales instalados. Esta disponibilidad de recursos garantiza esta ventaja esencial que le será útil para hacer que sus páginas electrónicas y aplicaciones web sobresalgan entre sus competidores.
Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Libertad completa del sistema operativo

Utilice el sistema operativo que desee

Normalmente, junto con la compra de un VPS, usted se ve obligado a elegir un conjunto limitado de Sistemas Operacionales, como no hay otros que funcionen con el software de virtualización. Por poco probable que parezca, los Servidores Privados Virtuales KVM no exigen ningún software de virtualización – estos comunican sin más con la máquina física. Lo que se convierte en una ventaja hace posible optar por más o menos un SO cualquier que se pueda instalar en el servidor particular. ¿Le apetece instalar la distribución de software Berkeley en su Servidor Privado Virtual? Dicho y hecho. ¿Y si se trata de Windows? No existe ningún problema.
Libertad completa del sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL